Trata tus uñas encarnadas sin cirugía

Salud 3044 Visitas

Las uñas encarnadas son un problema grave que puede presentarse en manos y pies, viéndose más afectados los últimos, debido principalmente al uso del calzado. Cuando se genera una uña encernada, cualquier roce puede causar grandes dolores y molestias.

Trata tus uñas encarnadas sin cirugía

Además, cabe destacar que si no las atendemos a tiempo, las uñas encarnadas pueden tener complicaciones graves, ya que la zona suele infectarse, y se corre el riesgo de que las bacterias alcancen el torrente sanguíneo. Para evitar esto, existen casos donde una intervención quirúrgica es a única solución.

Existen muchas causas que pueden llevarte a sufrir de uñas encarnadas, como el uso de calzado inadecuado (trata de evitarlos que presionen la parte superior del pie), cortar incorrectamente la uña, pudiendo quedar astillas dentro de la piel, lesiones que pueden fracturar la uña y dejar restos incrustados, y diabetes.

Con estos métodos caseros podrás eliminar las uñas encarnadas

1.    Alivia el dolor

Esto puedes hacerlo con los siguientes ingredientes naturales:

  • Vinagre de manzana: Moja algodón en el vinagre y colócalo sobre la uña encarnada. Sus propiedades nutrirán la piel, a la vez que evitan que se infecte la zona.
  • Aceite de eucalipto: Para aliviar el dolor y evitar las posibles infecciones.
  • Rodajas de limón: Frota la zona facetada con una rodaja de limón, sobre todo si ya está infectada. El ácido cítrico ayuda a alivia infecciones, y actúa mejor si lo mantienes sujeto al pie toda la noche.

2.    Remoja tus pies en agua caliente o tibia

Hacer esto en general es un hábito saludable, ya que suaviza la piel y la hidrata. Si además le agregas una taza de vinagre, estarás eliminando todos los gérmenes que ahí se encuentren. Puedes hacer esto como algo preventivo. Puedes añadir sales de magnesio también, como una ayuda adicional, ya que ablandan las uñas y te permiten brindar un mejor tratamiento a los pies.

3.    Crea un aislante de algodón

Con un pequeño trozo de algodón, crea un aislante entre la uña y tu piel. Si logras introducir el trocito en ese espacio, reducirás el dolor, a la vez que haces que la uña crezca sin ejercer presión sobre el tejido. Reemplaza el algodón cada vez que hagas un baño de pies.

Si tus síntomas no mejoran con este tratamiento, es hora de acudir a un especialista, para solucionar el problema lo más rápido posible.

Compartir
Loading...

Comentarios