Te sorprenderá lo que puedes lograr si frotas un tomate recién cortado en tu cara

Salud 166 Visitas

Uno de los problemas más comunes en el rostro es el acné, causado por una obstrucción en los folículos y las glándulas que se encuentran en la piel. Por eso, son muchas las personas que recurren a tratamientos costosos que ofrecen soluciones, sin saber que existen muchos tratamientos naturales que pueden utilizar o consumir y que acabarán con su problema rápidamente.

Te sorprenderá lo que puedes lograr si frotas un tomate recién cortado en tu cara

En esta oportunidad te mostraremos cómo preparar un remedio casero con tomate recién cortado para eliminar cualquier imperfección del rostro de forma fácil, rápida y completamente natural.

Este remedio casero con tomate te sorprenderá, ¡prepáralo!

Para conseguir este remedio, sólo necesitas cortar dos rodajas de tomate fresco y frotarlas sobre la zona de tu piel con acné con movimientos suaves y circulares. Luego, enjuaga con agua fría. Repite el procedimiento durante el tiempo que creas necesario o hasta que veas alguna mejora.

El tomate es rico en vitamina A y C, además de minerales como hierro, fósforo, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y sodio, nutriendo eficazmente nuestra piel. Además, el tomate es ácido, por lo que al aplicarlo sobre la epidermis colabora a que su pH se equilibre, eliminando las bacterias que producen el acné.

Otras de las propiedades atribuidas al tomate es la de astringente, capaz de reducir el exceso de grasa de la piel.

Es ideal para tonificar y ayuda a tener una piel limpia, sana y radiante de forma rápida, sencilla y natural.

Para mantener sana tu epidermis puedes consumir 16 ml de licopeno al día, compuesto que posee el tomate, y que regenera la piel, así como previene varias enfermedades.

Debes tener en cuenta que ciertos factores como la contaminación, el estrés y la dieta afectan de forma considerable el estado de nuestra piel, ya que aumentan la cantidad de radicales libres, haciendo que la epidermis retenga menos humedad, provocando manchas e incluso arrugas. Y si tienes la piel grasa, te vuelves más propenso a sufrir de poros dilatados, ya que la contaminación y el uso constate de cosméticos saturan los poros, obligándolos a dilatarse más de lo que deberían.

Compartir
Loading...

Comentarios