Mamá, no descuides mi infancia, eres lo único que tengo

Reflexiones 1822 Visitas

 Las madres son algo que no tiene precio, es por esto que desde pequeños nos cuidan y nos dan mucho cariño para que de adultos les devolvamos lo que ella nos dio.

Mamá, no descuides mi infancia, eres lo único que tengo

En esta oportunidad les compartiremos una asombrosa reflexión llamada “Mamá, no descuides mi infancia, eres lo único que tengo”, esperando que les agrade.

Cuida mi infancia con todas tus fuerzas, mami, porque soy un pequeño diamante en bruto. Lo que pueda pasar en esos primeros años -los más sensibles de mi vida- dependerá mi desarrollo y crecimiento. Esto quiere decir, todas esas primeras experiencias y lecciones definirán mi personalidad y, por supuesto mi vida adulta.

Como ves, todo lo relacionado a mi infancia es mucho más complejo de lo que los adultos creen. Durante este lindo pero complicado período estoy descubriendo el mundo. De esta manera, mientras termina de formarse mi pequeño cerebro, empiezo a descubrir emociones.

Claro está que todo este crecimiento se irá dando en base a lo que suceda día a día ante mis ojos. Lo que observe de mis modelos a seguir, mis mayores ejemplos, me marcarán como niño/niña y como persona en un futuro.

Es que, no hay dudas, de que el cómo me traten es esencial para mí formación en estos momentos. Por eso, mama y papa, insisto otra vez. A quien atañe, en realidad: cuida mi desarrollo, soy un diamante en bruto, al cual hay que cuidarlo y mantenerlo para que reluzca todo su brillo y subelleza.

Mi infancia, ese bonito tesoro compartido

Mama cuida mi infancia, porque en algún momento, mi personalidad en un futuro y temperamento, también hablará mucho de cómo fue mi desarrollo. No hay tenerle miedo a cometer errores, construyamos conocimientos y experiencias de cada error mientras podamos ponernos de nuevo de pie.

Recuerda que detrás de todo niño de bien con buenos modales y demás, están unos padres educados y ciertamente enfocados. Piensa dos veces antes de mentir, discutir fuertemente, decir cosas para faltar el respeto y malas conductas que tu hijo pueda absorber como propias.

No olvides que en el fondo del adulto que decide por un castigo físico se esconde una gran verdad. Pues tras todogolpe hay oculta una infancia complicada. Allí encontramos a un pequeño dolido que no hace más que pensar que con miedo se crea el respeto.

Jamás dejes que confunda el amor verdadero entre padres e hijos con maltrato físico o emocional. No quiero gritos ni mucho menos agresiones de todo tipo aun siendo aplicados “para mi propio bien”. Es que de esta manera solo puedopensar que la violencia es la única manera legítima de resolución de cualquier problema y canalización de malos sentimientos.

Durante mi infancia se conforma y se desarrolla mi personalidad, mi manera de ser y de actuar. Inclusive, es el momento en que se constituye la manera de pensar.  Y es por todas estas razones por las cuales mama, piensa en mi futuro y en las consecuencias que puedan causar tus actos.

Compartir
Loading...

Comentarios