Al morir su esposa este hombre limpia el ropero y descubre una carta que expone un gran misterio

Reflexiones 14963 Visitas

Son tantas las historias de parejas a lo largo del mundo con finales felices o no.

La historia que van a ver en esta oportunidad posee como personaje principal a Tony Tripanis, un hombre con una edad de 80 años, el cual pierde la felicidad luego de morir su esposa tras 50 años de matrimonio, pero lo que no se esperaba el Sr. Tony es que luego de este suceso su vida daría un giro impensado.

Hombre descubre una carta que expone un gran misterio

En el momento de la muerte de su esposa, fue muy difícil para el tener que limpiar cada cosa de ella. Durante la limpieza de uno de los roperos, al final de uno de los cajones descubrió algo que no esperaba, una carta.

Cuando el Sr. Tony abre la carta, las líneas iniciales lo dejan en shock. Esta carta fue escrita hace 56 años y su autora fue una mujer con la que él tuvo una relación a los 20 años de edad.

Al morir su esposa este hombre limpia el ropero y descubre una carta que expone un gran misterio

El nombre de esa mujer era Shirley y le escribió que a veces se encontraba pensando mucho en él, pero esto no es toda la sorpresa, la sorpresa se encontraba un par de líneas después, en donde Shirley le contaba al Sr. Tony que tuvo un hijo, de nombre Samuel, y que él era el padre.

El sr. Tony se quedó sin aliento. Él se estaba enterado de que tenía un hijo con una edad de 61 años del que nunca tuvo idea y tampoco conocía, y rápidamente pudo entender que su esposa escondió la carta para que el no conociera de la existencia de su hijo.

Repentinamente tras la increíble pena de la perdida, su vida tuvo un nuevo foco: hallar a su hijo.

Luego de una búsqueda tenaz, el Sr. Tony dio con su hijo a través de Facebook. Cuenta Metro, que fue un encuentro emocional. Le conto su hijo que él creía que su padre nunca deseo saber sobre él, ya que su madre nunca recibió respuesta a la carta.

Esta historia, nos muestra que la vida puede cambiar de un día para otro y no todo termina mal.

Compartir
Loading...

Comentarios